Lunes, 18 de agosto de 2008

Los días de Kiko Fernández transcurren a una velocidad endiablada, pero diminuta: 200 milímetros por segundo.

 

El idilio de Kiko con los coches en miniatura comenzó poco después de regalarle a su hijo un "scalextric". Sin pretenderlo, aquel gesto iba ser determinante para el futuro laboral de Kiko, que entonces se dedicaba a la joyería. «Mi hijo se olvidó del "scalextric" y, bueno, me aficioné yo. Me fui metiendo, metiendo y hasta hoy, que tengo una empresa de alquiler de pistas con la que me gano la vida. Además, compito: he sido campeón de Granada varias veces. También de Almería y he ganado alguna prueba en Madrid», explica.

 

Kiko pasó de vivir para su "hobby" a vivir de su "hobby", que es una bendición como otra cualquiera: tiene una nómina por hacer lo que más le gusta. La profesionalización no ha reducido su entusiasmo por el "scalextric": «Esto engancha, vaya que si engancha», admite.

 

Kiko se ha involucrado este año en una aventura que persigue contagiar su "enganche" a varias decenas de niños y jóvenes de Granada, y, de paso, vacunarlos para que no flirteen con otros "enganches" nada recomendables. Kiko es uno de los eslabones del proyecto municipal "Rebélate. Vive sin drogas", un programa que ya ha cumplido cuatro años, pero que se conserva estupendamente. Ya han pasado por él más de cuatro mil muchachos, pero no ha envejecido. Nació joven y sigue igual. Quizá ahí resida el secreto de su éxito: en la sintonía que existe entre la oferta y la demanda. Nada de lugares y talleres comunes. "Rebélate...", que organiza la Concejalía de Familia y Bienestar Social del Ayuntamiento de Granada, se ha esforzado siempre por dar a la "clientela" potencial -niños y jóvenes de entre 13 y 30 años- actividades cercas a sus intereses.

 

Según los expertos de Familia y Bienestar Social, la idea es crear "aficionados" a distintas "disciplinas" para que el tiempo libre no sea una amenaza. El abanico de "cursos" es amplio y colorista: Capoeira, "skateboard", fotografía digital, hip hop, "break dance", cine, música, publicidad, periodismo y, claro, "scalextric".

 

Dice Kiko, el "maestro", que las carreras de coches a 200 mm/s sirven (además de para generar diversión y emoción) para enseñar autocontrol y trabajo en equipo, dos destrezas que pueden resultar muy útiles cuando se trata de no dejarse enredar en los peligros que acechan en la calle. «Mientras uno compite, otros dos colocan el coche cuando se sale. Así se acostumbran a colaborar, a ayudarse...», sigue Kiko con sus explicaciones.

 

 

Fuente: ideal.es


Tags: Drogas, Prevencion, Granada

Publicado por noteencadenes @ 10:31  | Programas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios